ValorARTE

Helen Combart Amanecer atardecer

Esto pasa kada día y para kada uno de nosotros. Sale el sol. Siempre, sin excepción. Hay días en que se esconde, llueve o nieva, pero el sol está ahí. No falla. Y sale para todos por igual. Hay amaneceres, atardeceres y paisajes preciosos. Los tenemos delante pero no los vemos.

Kada día sale el sol, qué rutina más bonita.

Y, mientras, nosotros estamos demasiado ocupados mirando el móvil y nuestro ombligo.

Da las gracias kada día. Porque mañana se repetirá, pero no de la misma forma. Y tendrás personas a tu lado, pero tal vez no serán las mismas que ayer. Valora lo que tienes hoy. Si piensas que es poco, te equivocas.

Kada día, sin excepción, es un regalo.

DesconectARTE

Helen Combart-
Snorkelthai (acrílico sobre lienzo)

Helen Combart deja los pinceles, se va de vacaciones y se convierte en Dalai Dama. Oh yeah!

Everything is possible. Everywhere in the world. But you must make it happens as well.

#Tailandia es el país donde todo es posible. Sólo tienes que dejar que suceda. Yes!
Un día puedes despertarte porque hay #monos en tu tejado. Wow!
Puede que un #elefante se enamore de ti. Ooooh…
Puedes perder el #pasaporte en la #isla de #KohSamui y encontrarlo en #Railay, una isla al otro lado del Gulf of Thailand. Really?
Seguro que en algún momento estarás tomando el #sol y la #arena desaparecerá. Ouch!
Estarás sudando a 40 grados y de repente aparecerá la #tormenta del siglo. Arghhh…
O una mañana verás ¡que ya no hay agua en tu #playa! Ups…
Te parecerá extraño, pero los #thailandeses pueden leer tu mente y saben lo que quieres. Ok! Es más, saben, antes que tú, la #excursión que quieres hacer. Eing?
Y en #Bangkok nunca sabrás si te están timando o ayudando. Ecs/Ocs! Porque en Tailandia todo puede pasar. Y en tu #vida, también.

#Busca, #bucea, #explora. Y recuerda que lo más valioso está en el fondo… (del #mar).

EmburrARTE

burrozebra_helencombart
¿Burrozebra o Zebraburro? (acrílico sobre lienzo)

 

Todo es posible. Pero se tiene que intentar. Y en este caso, cuanto más testarudo seas, mejor. El secreto está en no cerrar las puertas a nada, pero ser selectivos y sólo abrir aquellas que realmente nos interesan. Es maravilloso cuestionarnos todo y preguntarnos siempre: ¿Por qué no?

¿Por qué no puedo pintar un burro pensando en una zebra?

¿O por qué no puedo pintar una zebra pensando en un burro?

Lo único que es imposible es aquello que no se intenta.

EmborrachARTE de pasión

helencombart_loqueelvinohaunido
loqueelvinohaunido (acrílico sobre lienzo)

No hay mejor experiencia. No hay sentimiento más puro. No hay mayor pasión que ésa. La que surge de la unión de dos momentos mágicos: el tuyo y el suyo. Y aparece un solo camino, con una sola dirección. Lo que ha unido el vino que no lo separe nada ni nadie.

AmARTE

Helen Combart amoramoramoramor
amoramoramoramor (acrílico sobre lienzo)

Siente con todo el corazón. Se sorprende de sí misma. No busca, pero encuentra. Es especialista en amores imperfectos. Para sentir hay que dejarse sorprender. Le cansa lo “normal”. Le atrae lo “diferente”. La sociedad está llena de prejuicios. Ella, no. Lo perfecto es aburrido. Lo socialmente correcto, también.

Es la mujer amor. Es el alma salvaje de un corazón apasionado. Después de uno, hay otro. Más intenso y fuerte. Deja la tristeza y se libera. Cada día hay una nueva aventura. Quiere amarte. Y lo consigue sin esfuerzo. Pero tiene demasiado amor. ¿Y eso es malo? No. Sí. Depende.

AventurARTE

lineal
Lineal  (acrílico sobre lienzo)

La monotonía me aburre. La rutina me apaga. Seguir siempre el mismo camino es triste. Quejarse no lleva a ningún lugar. Conformarse es de cobardes.

Probar nuevos caminos es de valientes. Tener curiosidad me hace grande. Intentarlo una vez más me da fuerza. Esforzarme por conseguirlo es admirable. Buscar retos es de intrépidos.

Y en cada nueva aventura que comienzo nunca me olvido de divertirme.

InspirARTE

rivoli59
         Rivoli 59. Acrílico sobre lienzo.

Jazz electrónico y el sonido de unas trompetas que te invitan a subir y descubrir el arte. En la calle Rivoli 59 de París, hay un edificio invadido por grandes ideas. Dividido en varias plantas, en él conviven artistas de diferentes nacionalidades y estilos. Muchos duermen allí, se duchan, comen, se inspiran, crean sus obras de arte… y además dejan las puertas abiertas para que entremos a sus talleres. Porque el arte es libre, y detrás de cada artista hay la intención de compartir su talento con el mundo entero.